Microsoft obligará a preinstalar LinkedIn y Office en Windows 10

Por todos es conocido el bloatware, ese software que se incluye en un producto nuevo y que en algunos casos no podemos ni desinstalar porque forma parte del software nativo del móvil o del PC. Pues bien, Microsoft, al igual que hace Google o Apple, está poniendo condiciones a los fabricantes que integran Windows 10 en sus dispositivos para preinstalar un determinado software. En este caso se trata de dos aplicaciones de Microsoft que veremos preinstaladas en todos los ordenadores con Windows 10 recién salidos de fábrica.

El precio que cobra Microsoft por Windows 10 a fabricantes

Microsoft exige a los fabricantes que para ofrecer precios competitivos para las distribuciones de Windows 10, deben preinstalar como navegador por defecto Edge, Microsoft Office en prueba de un mes y LinkedIn

Porque dependiendo de las características del ordenador donde se va a instalar el sistema operativo, Microsoft cobra a los fabricantes 25, 45, 65, 45, 86, 66 o 101 dólares. No es un caso aislado en la industria, pero hay que concienciarse de que al menos estos tres programas vendrás preinstalados en cualquier ordenador con Windows 10, así como otros muchos que pasan más desapercibidos. Algo que no nos debería extrañar, teniendo en cuenta que son los propietarios del sistema operativo y estas apps.

Consejos para que una PYME ahorre energía en 2018

La Consejería de Desarrollo, Economía e Innovación de La Rioja ha editado una guía con claves para que las pymes reduzcan los gastos energéticos en 2018. En Territorio Pyme hemos recopilado los consejos más importantes de dicho documento, de utilidad para cualquier organización del territorio nacional. 

Lo primero es saber en qué aspectos podemos recortar y para ello hay que realizar una auditoría energética. A partir de ahí conocerás los equipos e instalaciones susceptibles de mejora y qué acciones tomar. En paralelo deberías revisar los contratos energéticos y ver si se corresponde la tarifa contratada con el consumo real. Además, hay que revisar el estado de las instalaciones: la maquinaria defectuosa puede disparar el consumo energético.

Algunos consejos prácticos para que la temida factura de electricidad no suba a límites imprevistos son: dividir el cuadro eléctrico en sectores para usarlo en función de las necesidades de consumo que haya en cada momento. Apuesta por la iluminación eficiente: instala bombillas LED o bajo consumo, son más caras pero duran 10 veces más que una convencional; coloca detectores de presencia en zonas comunes o de paso.

La climatización es uno de los aspectos que más encarece el gasto energético. Si adquieres cualquier tipo de aparato que sea de alta eficiencia energética supondrá ahorrar un 40% en el consumo. También rebaja el gasto la instalación de climatizadores independientes: así la temperatura se adapta función de la actividad que en ella se realice. No olvides seguir las recomendaciones de máximos de temperatura en los calefactores; son 21 grados en invierno y 27 en verano.

No pases por alto que en las facturas energéticas están los gastos de los vehículos de la empresa. Para ello, aplica lo que se conoce como la conducción eficiente; realiza un mantenimiento periódico de cada coche, prestando especial atención al estado de neumáticos y filtros; programa correctamente los viajes, para que el precio a pagar por esta maquinaria no se salga de tus previsiones de gasto mensuales, e incluso puedas rebajarlo.

 

Adapta tu espacio

Si tienes que hacer reforma en el edificio, diséñalo para que aproveche al máximo la luz solar; huye del mármol y otros materiales fríos si vives en ciudades que ya de por sí lo son y pinta las habitaciones en tonos claros, así no se oscurecerá el ambiente de manera innecesaria.